sábado, 3 de enero de 2015

REQUIEM POR LA BESTIA.

Me había propuesto escribir estas líneas a modo de anuncio de cierre del blog, aunque lo cierto es que el blog llevaba tiempo cerrado, quizá como premonición, cosa en la que yo no creo mucho, o quizá y esto si es probable, como deseo.
Deseo de cerrar una etapa, deseo de dejar de huir, deseo de dejar de esconder la cabeza debajo del ala para no ver lo que no me gusta, deseo de matar a la bestia. No se en que momento la montaña paso de ser únicamente algo que me llenaba de alegría a convertirse  únicamente en una válvula de escape, en una huida hacia arriba, en algo mucho más peligroso de lo que ya de por si es, sin pensar demasiado en las consecuencias. Supongo que no hubo un momento concreto, supongo que es un proceso que te va atrapando y para cuando te quieres dar cuenta estas completamente inmerso en el.
Lo cierto es que ahora ya no todo vale, ahora vuelvo a ir a la montaña a admirar la belleza,esa belleza que antes no era capaz de reconocer a mi lado. parafraseando al gran Patrick Gabarrou. Precisamente hace poco escuche una entrevista de Gabarrou donde advertía de lo peligroso de utilizar la montaña a modo de ala tras la cual esconder la cabeza.
Y digo todo esto unas pocas horas después de regresar de la montaña de realizar una actividad que nos ha llevado 14 horas, cuando aun me duelen los pies de las botas, las caderas del arnés y los hombros de la mochila.
No ,no dejo la montaña solo dejo de utilizarla para alimentar a la bestia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada